Ante la inesperada intromisión del Coronavirus al mundo, en particular a nuestra nación y regiones. El cuál ha causado el caos sobre todo en las áreas de salud, en dónde hemos podido constatar que muchos, ante la crisis y vulnerabilidad, han tenido que pagar duramente las consecuencias, mediante las lamentables pérdidas humanas, a causa de afectar el sistema respiratorio, resultando con más vulnerabilidad quienes tenían complicaciones en su salud.

Según fuente del “Center for Systems Science and Engineering” de la “Johns Hopkins University” (JHU – Baltimore EE.UU.), hasta hoy se van registrando más de 30 millones de casos en el mundo, de los cuales 20 millones se han recuperado. Las estadísticas nos indican que van falleciendo en el planeta más de 943,600 personas; en nuestra nación más de 738,020 casos y más de 31,000 muertes; y en nuestra región 57,216 casos y 2.264 muertes.

Asimismo, el Director General de la OMS Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus ha alertado que debemos estar equipados y preparados ante probables nuevos virus que podrían acechar nuevamente a la humanidad.

Ante todo ello, sumado a la carencia de una vacuna, ha llegado el momento de analizar y reflexionar a ciencia cierta sobre diversos temas o factores que nos han expuesto a ser vulnerables o resistentes ante el letal Covid-19, por ello me he permitido clasificar también sus efectos en los siguientes factores:

EN TORNO AL SECTOR SALUD.

Se develaron las falencias y la falta de equipamientos en hospitales. Peor aún la decepcionante actitud de los empresas farmacéuticas, quienes de manera insensible elevaron los precios de los medicamentos, incluso más del 400%, actitud repudiable, la cual causó la indignación de la mayoría de peruanos, porque indirectamente han propiciado la muerte de mucha gente humilde, tras no contar incluso con el acceso a determinados medicamentos.

Asimismo, el extravío de haber descuidado nuestra correcta alimentación, con fines a mantenernos óptimamente saludables, y con las suficientes defensas que nos hagan resistentes a los virus, anhelando sobretodo el ser inmunes a latentes ataques micro biológicos, fue también una causal que nos pasó una alta factura. Aprendiendo que las carnes minan nuestra salud y los vegetales nos fortalecen.

EN TORNO A LO POLÍTICO.

Tal como reza el refrán: «A río revuelto ganancia de pescadores», lamentablemente hemos podido comprobar a través de diversas fuentes que en nuestra nación, ha campeado la insolencia y la insensibilidad en determinadas autoridades, las cuáles no han dudado en sacar provecho de esta álgida situación; y en tiempos de emergencia, armar sus botines en particular, mostrando la falta de valores, un carente interés de servicio honesto y de requerida empatía.

Fue lamentable enterarnos que ciertas autoridades estén siendo cuestionadas por actos de corrupción, a causa de ilícitos cometidos, en torno a las adquisiciones en busca de dar tratamientos, a efectos de la mortal pandemia.

Otra triste realidad, es ver la canalización de grandes aportes económicos en calidad de exclusividad a las grandes empresas, mientras que los pequeños empresarios, y un sinnúmero de negocios que dinamizaban las economías locales, se han visto seriamente afectados y destinados a la desaparición por quiebra.

EN TORNO A LA EDUCACIÓN.

En el sector educación, está crisis sanitaria ha develado que el sistema educativo debe ser replanteado y ser actualizado a la «Era Digital» en que nos encontramos, significando, que terminada esta pandemia, no se debe concluir con el método de enseñanza virtual, sino que tiene que ir cada vez perfeccionándose, dado a qué esa es y será la tendencia a seguir.
De manera tal, que para el 2021 se debe alternar lo presencial con lo virtual. Que los alumnos asistan de manera intercalada a sus escuelas, que podría ser por ejemplo, la manera presencial solo los días lunes, miércoles y viernes, y continúe el método virtual “Aprendo en Casa” los días martes y jueves, mediante la radio, televisión e Internet, con la finalidad, como ya lo manifesté antes, IR PERFECCIONANDO TAL SISTEMA EDUCATIVO, por ser la tendencia a seguir y porque las constantes innovaciones tecnológicas, conllevaran a qué el papel termine desapareciendo y visto como algo obsoleto.

Si señores, en plena Era Digital, resulta desatinado que se cierren universidades y centros de estudios, con el pretexto de la búsqueda minuciosa en algún mínimo defecto enfocado entorno a las estructuras materiales.
Cuando más bien debería reconocerse con carácter de oficialidad, la validez de estudiar de manera virtual en universidades de cualquier parte del mundo, para que la gran multitud de jóvenes en las provincias carentes de una universidad, no se queden truncados, marginados, postergados, y sigan siendo víctimas de la discriminación educativa, a causa de la carencia de una universidad nacional en determinadas provincias, quienes a causa del olvido, desinterés en la educación superior, egoísmos e injusticias políticas, no muestran las debidas atenciones, por ceñirse a sus agendas en particular, las cuáles muchas veces están orientadas a beneficios personales, de carácter centralistas o atendiendo sólo a un círculo cerrado.

Esperemos que el refrán que dice: «No hay mal que por bien no venga», sea aplicable, y las autoridades de educación, desechen la curricular educativa que data desde que no existía el VHS, tan solo han cambiado los nombres a las asignaturas, pero todo sigue igual. ¿Acaso no han notado que el conocimiento hoy en día está a la mano?, ¿No perciben que la tendencia es que todos prácticamente tendrán una escuela personal, cargada en una pulsera o reloj tridimensional en la mano?
Señores se debe actualizar el sistema educativo, y reducir las horas presenciales de estudio, para así evitar la deserción. Y reducir primaria a 3 años y secundaria a 3 años, y complementar los 3 años de tiempo ahorrado en potenciar las vocaciones de los alumnos en su interés en particular, llevando cursos de libre elección orientados a la formación laboral que elijan desempeñar como vocación, para no aletargar a las futuras generaciones en un mundo más dinámico en globalización. Señor Carlos Benavides Abanto, Ministro de Educación ¡actúe ya!

EN TORNO A LO ECOLÓGICO.

Una de las hipótesis curiosas sobre el origen de este virus, la cual considero interesante, por conllevar a velar por el ecosistema; sostiene que ante la irresponsable contaminación que dañó averiando la capa de ozono, encendiendo posteriormente las alertas sobre el “Calentamiento Global” y por ende los desequilibrios climáticos en diferentes partes del mundo, que lo hacían presagiar como destino de perjuicio inminente. Se dice entonces que el virus bien podría haber ingresado por tal avería de la capa de ozono, la cual es una capa natural de protección del planeta, que ha sido dañada por la irresponsable contaminación.

La lección que nos viene dejando está crisis sanitaria, es que debemos ser estrictamente responsables con el medio ambiente.

EN TORNO A LO SOCIAL

La obligación a tener que estar en cuarentena, y la coactada necesidad de trabajar, agudizó los problemas económicos en las comunidades hasta hoy en día: sobretodo en quienes laboran de manera independiente. Por ello autoridades de la salud e instituciones sociales en coordinación, realizaron esfuerzos de capacitación, despistes y concienciar en medidas de prevención, así como de asistencias alimentarias a los más necesitados.

A consecuencia de este inhóspito suceso, hemos aprendido que somos vulnerables, y el encierro de la cuarentena ha sido un motivo para las reflexiones, para adoptar nuevas políticas de adaptación y nuevos enfoques, como por ejemplo la importancia de ser más solidarios y empáticos, siendo siempre conscientes que no todos están en las mismas condiciones, por tanto debemos apoyarnos mutuamente, siendo en todo momento instrumentos de servicio y ejemplos de humanismo.

Como recomendaciones finales es crearnos el hábito de lavarnos constantemente las manos con jabón, usar mascarilla y mantener siempre los distanciamientos; y cumpliendo siempre a cabalidad con las normas de bioseguridad, recordando que aún no tenemos acceso a la vacuna y que más vale prevenir que lamentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *