Hoy recordamos que hace 432 años, un 15 de agosto, los paiteños fundaron a la nueva ciudad de Paita, con el nombre de «San Miguel del Villar» (hoy Piura).

Debido al auge del puerto de Paita durante la colonia, en donde se convirtió en el puerto más famoso del Pacífico, por ser el primer puerto que tuvo el Perú y ser la puerta de ingreso al Imperio Inca (Perú), muchos habitantes de pueblos aledaños migraron a Paita por ser una atractivo puerto comercial para Europa y a la vez una turística bahía.

Y por tal motivo Paita fue también la ciudad más atacada por piratas, porque fue asediado continuamente por piratas, corsarios y filibusteros de Inglaterra, Francia y Holanda. Ante tanta devastación y agonía, con el fin de evitar más ataques, los vecinos de Paita solicitaron al Virrey Conde del Villar, el traslado de la ciudad de Paita lo que fue atendido, fundando luego «San Miguel del Villar» el 15 de Agosto de 1588, en donde en agradecimiento tuvo el nombre de Villar.
También el gobernador de Paita con el fin de evitar mayores pérdidas comenzó a trasladar el tesoro real y su propia fortuna a San Miguel del Villar (Hoy Piura).

Asimismo gran cantidad de pobladores paiteños descendientes de españoles y otras ciudades de Europa comenzaron a emigrar mayormente hacia Lima y «Piura».
De la misma manera pobladores de Colán que también habían sido atacados e incendiados por piratas deciden alejarse del mar y se trasladán a lo que hoy es Pueblo Nuevo de Colán, que fue formado por colaneños y gentes de otros pueblos de los alrededores que se unieron a ellos.

¿Y QUE FUÉ LO QUE ORIGINÓ TODO ESTO?

Después del ataque del corsario Cavendish en 1587 la mayoría de familias paiteñas y casi todas las autoridades abandonaron Paita y se fueron a establecer en el valle del Chilcal (Hoy Piura), aun antes de llegar a ser fundada San Miguel del Villar.

El Capitan español Alfonso Forero de Ureña fue el ultimo Corregidor (Presidente Regional) que tuvo Paita, con su sueldo construyó la Casa del Corregimiento que Cavendish quemó, atendiendo el clamor de los paiteños solicita al Virrey autorización para el traslado de la ciudad lo que logró, siendo uno de los fundadores de la nueva ciudad de Paita “San Miguel del Villar” (ubicándole en el valle del Chilcal) con empeño puso en funcionamiento dos hornos de cal y ladrillo para construirla, también construyó la presa de Tacalá y el primer puente sobre el río de «Piura».

Es importante saber que el destino de Paita se proyectó desde un 11 de Noviembre de 1587, en donde el Virrey «Conde del Villar» Fernando Torres y Portugal, resuelve trasladar la ciudad de Paita al Chilcal (Hoy Piura), pero el Capitán Francisco Manrique de Lara abogó para que no se dejara en abandono total al puerto, para mantener el tráfico marítimo y fue eso lo que le permitió sobrevivir a Paita.

Para dar cumplimiento al traslado de la ciudad se nombra al Capitán Cadalso Salazar que viaja al puerto, recorre luego el valle en compañía del Corregidor de Paita, Capitán Alfonso Forero de Ureña y vecinos del puerto.
El sitio designado fue uno que se encontraba en el mencionado valle del Chilcal, cercano al pueblo indígena de Catacaos y en la margen derecha de la represa llamada del Tacalá. Cadalso contó con la cooperación total del Cabildo de San Francisco de la Buena Esperanza (Paita).

El 15 de Agosto de 1588 se suscribió en el Cabildo de Paita el Acta de Fundación de San Miguel del Villar. Días mas tarde los personajes realizan en lo que ahora es la Plaza de Armas de «Piura», la ceremonia de toma de posesión.
En el Acta se dispuso que anualmente se celebrase el 15 de Agosto. Luego ordenó las ordenanzas de la ciudad.
El Capitán Cadalso entregó en Lima al Virrey las Actas originales de esta fundación.

En ese mismo año el Gobernador de Paita con el fin de evitar mayores pérdidas comenzó a trasladar el tesoro real y su propia fortuna a San Miguel del Villar (Hoy Piura). Asimismo desde esos tiempos ante el temor, gran cantidad de pobladores paiteños descendientes de españoles y otras ciudades de Europa comenzaron a emigrar mayormente hacia Lima y «Piura».
Es por ello que nuestra gente hasta hoy en día ante las injusticias de su «HIJA INGRATA», con orgullo siempre declara «Aquí nos quedamos sólo los valientes», y porque ante tal panorama nacieron patriotas, y Paita ha sido la ciudad que más héroes ha aportado al País, entre ellos Miguel Grau, «Hijo Inmortal de Paita» que fue un marino mercante, un político y también militar, considerado héroe mundial.

(Fuentes: Historiador Reynaldo Moya y Paitavirtual)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *