Archive for the ‘Historia’ Category

Es el Vals la música oficial del Perú???

La música criolla debería ser considerada como la música limeña y no generalizarla como la música oficial del Perú, porque es sólo una corriente musical que surge a inicios del siglo XX como parte del proceso de transformación social que sufre la ciudad de Lima, por influencias culturales de España y Africa. Como ejemplo tenemos a uno de los íconos del criollismo el “Zambo” Cavero que es de raíces africanasSeñores el Vals no es peruano, nació en Viena (Austria – Europa)
La Polka nació en Polonia (Europa)
La guitarra que usan para el vals, nace en Europa y evoluciona en España
El cajón es de tendencia Africana
Lo que sí es nuestro y por herencia milenaria es: la quena, la zampoña (sikú), el pututo (huaylla-quepa), el pincullo (flauta dulce), ocarinas, palo de lluvia entre otros que datan de más de 10,000 años de antigüedad.Y ustedes se preguntarán y como es que el vals se difunde como la “música peruana”, la respuesta es fácil, es el efecto del centralismo limeño que siempre se está imponiendo como si Lima fuera todo el Perú, hay influencia política también. Para que comprendan mejor el tema del criollismo les recomiendo que lean la obra del Inca Garcilazo De la Vega “Los Comentarios reales de los Incas”.

El Huayno debería ser reconocido como la música oficial del Perú, porque se remonta a los tiempos ancestrales de nuestra civilización y los instrumentos milenarios que se utilizan son autóctonos, son netos de nuestro lugar como la quena, la zampoña, el pututo, etc

Siempre he escuchado gran preocupación porque la juventud no toma importancia por esta música, se han hecho varios intentos de cultivarla, incluso en una oportunidad el cantante Gianmarco grabo un CD de vals pero no tuvo éxito, no tuvo acogida. Sin embargo es mejor inculcar nuestra verdadera música porque tiene más aceptación internacional, y ya lo han demostrado varios intérpretes que cultivan la milenaria música de raíces peruanas mediante el huayno contemporáneo:

El grupo Alborada de Huancayo, su canción “Ananau” es excelente y es un grupo perfecto, orgullo del Perú.
La canción “Nostalgia” del ayacuchano Paúl Trejos
Damaris “Déjame amarte”, “Tusuy Kusun”,
William Luna “Vienes y te vas”, Carlos Reynoso y Los Walas,
Los Hnos. Gaytán Castro “Como has hecho”, Martina Portocarrero, entre otros.

Por eso reafirmo la declaración del cantante Pedro Suárez Vertiz que dice: “El Vals y la música negra no representan al Perú”. Y me parece obvio porque tienen raíces foráneas, mas claro no canta un gallo… es algo que está mas claro que el agua, por eso el huayno debería ser la música oficial del Perú.

Personalmente mi música preferida es el rock y la balada, son los únicos ritmos que gozan de gran popularidad en todas partes del planeta, y han evolucionado, también me gusta el genero musical “New age” de música instrumental como Enya, (No confundir con la religión Nueva Era) y también me gusta coleccionar de todos los ritmos lo mejor.
Con respecto a los vals no me gustaban, pero una renovada canción me cautivó jajaja… hace como unos 3 años que le tomé gusto ahora ya acepto algunos vals, pero no acepto que desplacen a nuestra música oriunda que es el huayno, señal de ello es el Cóndor Pasa que es considerado nuestro segundo himno nacional.

El Inca Huayna Cápac vivió también en Colán (Paita – Perú) durante 4 años, hay motivos para inspirarse y producir nuevas canciones como las existentes nostalgia, valicha, vírgenes del sol, ananau, etc…cultivemos siempre el huayno y apliquemos métodos innovadores incluyendo sintetizadores e instrumentos electrónicos para mantenerlo siempre vigente por todas las generaciones.

Corrijamos entonces lo que erróneamente han popularizado como vals peruano y digamos sólo: ¡Viva el vals limeño! ó ¡Viva la música afroeuropeaperuana!

 vals

Fundación de Paita – 30 de abril de 1532

fundacion

 

En uno de los primeros días del mes de Enero de 1532, la expedición aventurera de Francisco Pizarro en tres bajeles con 183 hombres y 26 caballos, salió de Panamá haciendo el viaje lleno de dificultades de todo género que pusieron en peligro la expedición, arribando a la playa de Tumbes, pueblo de indígenas, de alguna importancia, a una legua hacia el interior. No fueron acogidos los españoles como en su primer viaje de exploración en 1528, teniendo algunas escaramuzas con los naturales, sin consecuencias emprendieron la expedición conquistadora la marcha hacia el Sur por la ribera del mar, o sus cercanías, a fin de estar siempre a la vista y en contacto con las naves que seguían el mismo rumbo Sur, las que tenían como comandante al piloto Bartolomé Ruiz. La gente de Pizarro arribó al fin a un lugar que los indígenas llamaban, Tambo de Amotape, en la margen derecha del río, siguiendo corriente arriba, llegaron a un lugar en donde encontraron a una tribu indígena cuyo jefe de calidad noble se llamaba “La Chira” por lo que los españoles entendieron que el rio se llamaba así.
Siguiendo siempre por la misma orilla del río llegaron a un lugar que los naturales llamaban Tangarará. Pizarro acompañó su hueste en Tangarará para dar un descanso necesario a su gente y pensó fundar allí su primer asiento colonial, con el nombre de San Miguel de Tangarará. Al mismo tiempo mandó que sus buques siguieran explorando las costas al sur, hasta encontrar un lugar abrigado, seguro contra vientos y desbordes de fuertes oleajes.
El piloto Bartolomé Ruiz al frente de los bajeles hizo su excursión hasta una basta ensenada comprendida desde una punta muy saliente de la costa que él puso por nombre Los Negritos por unas rocas negras aisladas, que estaban a regular distancia de la playa y de la punta falsa del cerro que la forma, con una pequeña cordillera cercana al mar y hacia el valle de Sechura.

COMISION DE EXPEDICIONARIOS
A Pizarro le interesaba mucho el reconocimiento del territorio en que actuaba, principalmente en dirección al sur y despachó con ese propósito una pequeña expedición exploradora, mandada por un tal José Martínez de Ubillus que avanzó a mas allá del poblado de la campiña de Sechura.
Ubillus de regresó al campamento de Pizarro en el valle de Tangarará, encontró al piloto Bartolomé Ruíz que había desembarcado su gente en un lugar bastante abrigado de los fuertes vientos y con una playa muy mansa que le permitía varar sus buques para repararlos, porque hacía mucha agua por las juntas de sus tablones. Ubillus y sus demas compañeros estando de acuerdo en que este lujar era inmejorable para el arribo de bajeles y cerca de la fundación de San Miguel de Tangarará dejaron a Juan de Vallejo y marinero de los buques componiéndolos, mientras que el piloto Bartolomé Ruiz con Ubillus fueron a dar cuenta del resultado de la exploración, lamentando solo que el sitio que habían encontrado, tan excelente para un puerto, careciera de agua, leña y hierba para los animales, que no se encontraba a varias leguas a la redonda de esa región que era muy árida y despoblada de gente.
El piloto Ruíz hizo conocer a Pizarro que a pesar de lo dicho le informaba que en ciertos lugares de esa zona habitaban algunas personas en grupos, de la tribu de pescadores dispersos en las playas del litoral, que se abastecían de abundantes víveres que transportaban en grandes almadías (balsas) de unos troncos gruesos de una madera liviana, porosa (palillos) en que navegaban los indios, que hacían aguada en grandes vasijas de arcilla que ellos sabían construir bien y que el litoral era abundante en pescado y los víveres como la yuca, maíz y raíces como el camote, papas y diversas frutas que conducían en sus almadías de la boca del río Chira a sus chozas de la playa del varadero (Payta) y a otros lugares del litoral hasta Sechura.

EL ENCUENTRO
De regreso José Martínez de Ubillus y el piloto Bartolomé Ruiz al lugar designado por Pizarro, en donde se encontraban los bajeles inservibles para navegar, era mejor emplear el maderamen y material en la casa Tambo de Payta que quedó confirmado, de lo cual Juan de Vallejo levantó acta de su puño y letra y del piloto Bartolomé Ruiz, haciéndolo también los 38 marineros de los tres bajeles, que aunque no sabían escribir la suscribieron, haciendo un signo de la cruz, cuyo documento se mandó a Pizarro en Tangarará.
Algunos expedicionarios que llegaban enfermos del viaje sin poder seguir se quedaron, avecindándose en Payta, entre ellos dos frailes de la orden franciscana, que con el aumento de españoles que iba teniendo el poblado del puerto, resolvieron quedarse, emprendiendo la construcción de una capilla para el culto, en la que una vez concluida se dijo misa en ella, dándole ceremoniosamente al Tambo el título de San Francisco de Payta de Buena Esperanza , por ser los frailes Franciscanos y también por llamarse el conquistador, Francisco.
En el convento de Colán el acta de fundación lo encontré. Un responsorio del Padre Estolaza de la Orden Dominicana. En otro papel pergamino se refiere a noticias a la casa Generalina Burgos, La fundación del Tambo de Payta al 30 de Abril de 1532 con los pormenores del caso que aquí se menciona.
N. de R. Manuel Gómez Laines fue nombrado amanuense del Consejo Provincial de Paita, según figura en el acta de sesión de fecha 29 de Setiembre de 1877, como consta en los archivos del consejo.