2

Paita gana 6 medallas en el Campeonato Nacional de Judo Sub 15

Tras obtener las primeras medallas en el Campeonato Nacional Categoría SUB 15 que se realiza en la ciudad del Cusco, Kenji Martin Castillo Chuna agradeció a Dios por mantener cada vez más fuerte al equipo del Judo Paiteño, felicitando a los protagonistas […]

ajedrezpaita

juguemos Ajedrez

La gerencia de Desarrollo y Promoción Social de la Municipalidad Provincial de Paita, a través de la subgerencia de Educación, Cultura, Deporte y Recreación aperturó Escuela de Ajedrez que permitirá beneficiar a decenas de niños y adolescentes de la localidad. […]

paitalibroteca

Vamos todos a la biblioteca infantil

La Municipalidad Provincial de Paita a través de la Subgerencia de Educación, Cultura, Deporte y Educación te invitan a participar de esta gran inauguración de la biblioteca infantil municipal. ¡Te esperamos!

Celebra las Fiestas Patrias en Restaurant “Los Roques”

epárate a disfrutar de un impactante show artístico, invitados especiales, sorteos y variedad de platos típicos, Les esperamos éste viernes 28 desde la 1:00pm Av. Progreso A-6 (Frente al botiquin del Tablazo) Aceptamos pago con tarjetas VISA RESTAURANT LOS ROQUES LES […]

paitacon

Concurso de reciclaje

La Municipalidad Provincial de Paita viene desarrollando el concurso escolar de confección de reciclaje en el coliseo municipal de nuestra provincia. Cumpliendo con la meta N25 contamos con la participación de las instituciones educativas estatales y particulres de nuestro puerto.

 

Zambrano el guardián del pozo encantado de Paita

Paita tiene sus raíces ancestrales en el monte sagrado “Cerro Azul” y en Colán, por ahora se referencia vestigios que datan de 20,000 años A.C.; siendo parte de la cultura Mochica se evidencian importantes avances sobretodo en la pesca, la cerámica, el tejido y la escritura mediante los quipus. Durante la época colonial fue escenario de importantes y grandes acontecimientos, llegando a convertirse en el puerto más famoso del Pacifico, el primer puerto del Perú, y por ende en la ciudad más atacada en el mundo por piratas, corsarios y filibusteros, porque éstos llegaron a la bahía de Paita para incendiarle, devastarle y saquearle, truncando su progreso durante tres siglos; haciéndose también de botines con los grandes tesoros del Imperio Inca, tras robar las mercancías de los galeones o barcos españoles. Posteriormente Paita fue la madre tierra de la región, acunó como hijos a Tumbes, Sullana y Talara; y fundó a la nueva ciudad de Paita con el nombre de San Miguel del Villar (Piura).

En la época republicana, durante el boom comercial de la industria ballenera de EEUU en Paita entre los años 1820 a 1865 fue lo que inspiró al escritor Herman Melville para crear su obra “Moby Dick”; y en 1822 cuando desembarca el General José de San Martin en Paita, es que decide atender las necesidades de agua en la ciudad, por ser un puerto de  gran importancia, porque arribaban naves de diversas partes del mundo y Paita contaba con las embajadas o consulados de Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y Gales), Francia, España, Alemania, Italia, EEUU, China, Honduras, Guatemala, Venezuela, Ecuador, Panamá, Brasil, Países Bajos, Colombia, El Salvador y Argentina.

Los pobladores vieron con agrado la obra del pozo y esto permitió la afluencia de más vecinos que se asentaron a vivir en lo que hoy se llama el sector “Antigua del Pozo” y “Nueva del Pozo”. Durante mucho tiempo todo transcurría con normalidad, hasta que cierto día cuando fueron a sacar agua del pozo, encontraron bebiendo agua a un extraño personaje, era un gigante que media más de dos metros de alto, y cuentan algunos que lo vieron en más de una ocasión meterse y desaparecerse en el pozo, que éste estaba “encantado” lo que significaba que era como una puerta dimensional que conectaba a un mundo subterráneo donde vivirían seres acuáticos similares a los humanos.

El temor se apoderó de los vecinos que dieron rienda suelta a diversos comentarios de extraños seres, uno en forma de “mondongo”, que era similar a un pulpo o gran calamar que rondaba la ciudad, y después el fantasma del caballo blanco de Simón Bolívar que traía mensajes a la casa de la bella Manuela Sáenz; el misterio se acrecentaba porque el gigante  había edificado su morada colindante con dicho lugar. Tiempo después con la nueva alternativa de tener agua potable, con esta opción de tener otro tipo de abastecimiento de agua, el alcalde de Paita Teodoro Mackaif ordenó sellar el pozo para evitar que el extraño gigante pueda causar daño a la población, porque era considerado una amenaza por su alta estatura, su cabeza parecía rozar el techo de las casas.

Con el transcurrir del tiempo este personaje fue aceptado porque era tranquilo y no parecía representar amenaza alguna a los pobladores, le llamaron “Zambrano, el guardián del pozo”; el pozo estaba ubicado en la parte posterior de la verdadera casa de Manuela Sáenz. Sin embargo, hay quienes relatan que en cierta ocasión en que arribaron los piratas para hacer de sus fechorías, causar abusos y zozobras en los habitantes, Zambrano que se había encariñado viviendo en Paita, porque le gustaba contemplar desde la misma buhardilla o altillo de madera que tenía cuatro ventanales multicolores, en donde otrora también la bella Manuela Sáenz se asomaba siempre para ver la entrada y salida de los barcos, y sobretodo meditar en el ocaso del sol, tratando de recrear a su amado el líder Simón Bolívar, quien en ocasiones también junto al maestro Simón Rodríguez desde su balcón del segundo piso de su casa ubicada en Jr. Ramón Castilla, le evocaban en sus epopeyas; Zambrano estaba soñando despierto, mientras sus pasos hacían retumbar las maderas del balcón, en el mismo escenario desde donde la hermosa y dulce Manuela también observaba a los barcos que arribaban a Paita, y se preparaba para ir a trabajar de traductora y poder obtener dinero y mercancías extranjeras para luego comercializarlas desde su bodega “Tobacco English Spoken”.

De pronto, Zambrano se vio obligado a truncar la rienda suelta de su imaginación de manera repentina, cuando observó con asombro como los ladrones del mar atacaban a los pobladores, los cuales atinaban a defenderse sólo con palos y piedras, éstos valientes hombres de Paita teñían con su sangre la orilla de la playa, en defensa de los intereses de su sagrada tierra; indignado Zambrano sale a enfrentarse a los malhechores propinándoles una paliza y salvando a las damas que ya iban a ser secuestradas en las naves piratas junto a los codiciados baúles con oro; de esta manera Zambrano se gana el aprecio de los paiteños, porque Paita se había convertido en la ciudad más atacada por piratas, siendo el atractivo blanco para los ladrones y saqueadores que llegaron desde Inglaterra, Francia y Holanda, durante aproximadamente tres siglos (1557 – 1819).

Al retornar un nuevo ataque de piratas, cuentan que habrían traído como conspiración un misterioso brebaje para reducir el tamaño del gigante, y así sucedió, pero Zambrano se quedó contento, porque por ser muy alto vivía solitario. Al estar ya reducido de su estatura corporal tuvo más amistades y una de las jóvenes que rescató de manos piratas, terminó enamorándose profundamente de su salvador, viviendo una vida feliz y siendo obediente a los mandatos y consejos de Dios. Y cuando le preguntaban diciendo: ¿Si redujeron tu tamaño, que pasó con la seguridad del puerto?, él les contestaba que para ese entonces Paita ya estaba organizado para defenderse, gracias a la Encomendera de Colán Paula Piraldo, una valiente mujer que hizo huir al pirata holandés George Spilbergen.

Asimismo, Zambrano contaba siempre que la hermosa heroína Manuela Sáenz, no sólo fue una maravillosa mujer por el hecho de ser muy simpática en lo físico, que fue el detonante para que el líder Bolívar caiga rendido enamorándose a primera vista, sino que era una admirable dama que estaba llena de gran intelecto y virtudes que compartía transmitiendo enseñanzas a los niños del puerto, incluso fue madrina de muchos de ellos; y Manuela trató con el niño Miguel Grau como con cualquier otro niño inquieto que jugaba con el mar, sin imaginar que en el futuro este hijo de Paita se convertiría en “El Peruano del Milenio”. Así culmina esta historia de “Zambrano, el guardián del pozo encantado de Paita”; a los niños se les recomienda que si algún día se les aparece el gigante del pozo, no le tengan temor porque es un ser de alta estatura pero de gran corazón.

FIN

 P.D. Este escrito va dedicado a los héroes que defendieron Paita durante los tres siglos de asedio pirata (1557 – 1819); y a todos quienes en la actualidad han asumido el rol de ser protectores de los intereses de nuestra provincia.

zambrano leyenda mito paita literatura cuento librowww.paitavirtual.com